Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Estas cookies no almacenan información personal de los usuarios.

¿Cuándo es mejor practicar el golf, en invierno o en verano?

Cuando tratamos y hablamos sobre el deporte que más nos gusta, nunca le vemos obstáculos para practicarlo siempre que podemos. Es normal que si juegas al golf, te estás iniciando o ya seas veterano, tengas cierta predisposición o favoritismo en una época determinada del año. Esto nos pasa a todos, independientemente del juego que realicemos. Por eso mismo, queremos aclarar hoy ciertas dudas sobre el mejor momento para practicar golf. Ahora que estamos en ese cambio de tiempo y de condiciones climatológicas, vamos a contarte todo lo que tienes que saber sobre el golf en invierno y en verano, para que tú mismo ates cabos y saques tus propias conclusiones.  

¿Cuándo debería jugar más al golf? 

Ten en cuenta que esto también tiene mucho que ver con la ciudad en la que vivas, puesto que no es lo mismo el norte que el sur, por ejemplo. Tendrás muchos más días de calor si juegas al golf en Mallorca, a que si vives en otra ciudad de España. Por eso, vamos a explicarte ciertas características: 

  1. Todos los jugadores siempre tienen una alarma en su cabeza por las condiciones climatológicas que se van a dar al día siguiente cuando vayan al torneo o les toque entrenar. Esto es así, puesto que de la misma manera afecta negativamente que el lugar sea muy frío que muy cálido. Tanto uno como otro, tiene factores que entorpecen nuestra jugada. 
  2. Sin lugar a dudas, el viento es uno de los enemigos del golf. Tú mismo lo habrás experimentado, por lo que tienes que hacer golpes más bajos si el aire es en contra y si es a favor más altos. 
  3. Los días de lluvia es aconsejable llevar guantes porque debemos jugar con las manos secas, para que no interfiera en nuestro swing. 

Como has podido comprobar aquí tienes algunos de los motivos por los que el frío no es muy amigo del golf, pero ¿Qué hay del calor? 

  1. El calor también puede afectar negativamente a nuestro campo. Puesto que todas las zonas estarán más secas y puede ser que nuestra bola se recorra menos metros.  
  2. La humedad por el calor y por estar cerca del mar también es causante de retrasos en nuestros golpes. 
  3. Por no hablarte de las altas temperaturas en las que los jugadores lo pasamos mal, entre golpe y golpe.  

Como has podido comprobar ninguna de las dos estaciones más fuertes del año son buenas para jugar al golf. Pero eso sí, siempre tienes que saber las condiciones de tu zona y acostumbrarte a ellas.