Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Estas cookies no almacenan información personal de los usuarios.

El golf un deporte seguro frente la pandemia del Covid 19

Uno de los primeros deportes, quizá el primero, que hizo el anuncio oficial de su regreso a las actividades rutinarias fue el golf, una especialidad en la que se guardan mucho más las distancias entre personas que otros deportes.

La misma dinámica del deporte, de ir andando de un sitio a otro, el campo abierto, y las pocas personas que intervienen en la acción, ha favorecido mucho a que las medidas para adaptarse sean menos traumáticas cuando el calendario prosiga su desarrollo.

En los clubes, desde el mes de mayo, por lo menos en España, ya se había dado la apertura de campos con muchas recomendaciones. Sin embargo, los organizadores de competiciones profesionales, de inmediato trabajaron para que el circuito sufriese el menor impacto y los deportistas ocuparan los campos de golf.

A partir de allí, el distanciamiento social no será problema alguno. Ahora se deberá llevar de forma obligatoria sus propios buggies para desplazamiento en parejas y, por supuesto, como medida preventiva la mascarilla entre los traslados y cuando se esté conversando cerca de jugador, en el caso golfista-caddie.

 

Limpieza y desinfección

Las zonas comunes en un campo de golf ahora serán tratadas bajo un estricto protocolo de limpieza que se hace, literalmente, cada vez que una pareja de jugadores avanza de un hoyo hacia otro.

En muchos clubes se han dispuesto de dispensadores de gel y en muchos se han eliminado el uso del limpia-bolas, además de cerrar los vestuarios para evitar aglomeraciones mayores. Apenas está habilitada la zona de comidas y restaurante, con todas las recomendaciones usadas en el ramo de la hostelería.

Los que cierran en horas determinadas lo hacen con el compromiso de activar al grupo de limpieza para que se deje todo listo para quienes irán a jugar al día siguiente.

 

Sin público ni celebraciones

Lo que cambiará toda actividad deportiva, hasta los momentos, es la presencia de público en los torneos. Eso es parte de las medidas que han sido estandarizadas por todo el mundo para frenar cualquier tipo de contacto y contagio.

En el caso de golf, como ya se ha mencionado, no se podrá dar la mano al finalizar la partida. Bastará con un saludo a la distancia y, como en los viejos tiempos, agachar la cabeza y tocar la punta de la gorra en señal de respeto entre caballeros.