Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Estas cookies no almacenan información personal de los usuarios.

¿QUIÉN ESTÁ TWITTEANDO? – EL AVE DEL MES: LA GARCETA COMÚN

La Garceta Común (Egretta garzetta) es un ave sedentaria en Mallorca, aunque también podemos encontrarla en Andalucía, Extremadura o Cataluña. Aunque también es posible localizarla en Oceanía y África. Cuenta con un pico alargado y de color negro, al igual que sus largas patas, mientras que sus pies por llamarlos de algún modo, son amarillos. Es de tamaño más o menos grande (aproximadamente unos 65 cm).

Se trata de una especie común y localmente abundante, sobretodo en zonas húmedas con abundancia de pequeños pececillos. También podemos verlas en zonas de barro, andando en busca de insectos y gusanos. Otro de sus alimentos suelen ser pequeños invertebrados que encuentra removiendo el fango, ya que suele frecuentar zonas de humedad y pequeños embalses.

No tiene una gran reproducción, ya que suele tener entre 3 y 5 huevos máximo.

Se trata de aves que son casi totalmente blancas en su mayor parte, las cuales están experimentando una gran expansión y crecimiento colonial. Suelen vivir en pequeñas bandadas, sin embargo no toleran que otras garcetas se acerquen demasiado al lugar que han elegido para alimentarse, aunque esto también depende de la abundancia de presas que exista en el lugar.

Como dato curioso estas aves parecen depender del cultivo de arroz más que otro tipo de garzas. También dentro de este apartado cabe destacar que las plumas de las garcetas comunes antiguamente eran utilizadas para adornar los tocados más elegantes de señora.

El individuo reproductor tiene unas plumas largas en la nuca, también un conjunto de plumas filamentosas en el pecho, y en épocas de apareamiento le aparece una línea de piel desnuda que acaba siendo pequeñas plumas de color amarillo intenso. Los no reproductores carecen de dichas características, y el trozo de piel desnuda que acaban siendo pequeñas plumas amarillas en este caso se vuelven azuladas.

Emite un sonido como ladrido ronco y sordo durante el vuelo, aunque no suelen hacerlo.

También se puede ver en la costa, en tramos rocosos bien conservados, generalmente en otoño e invierno.

La garceta común se ha detectado en 3 ocasiones. Como en el caso del cormorán moñudo, únicamente ha sido observada en la costa.