Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Estas cookies no almacenan información personal de los usuarios.

Errores que puedes evitar para mejorar tu swing

Si llevas bastante tiempo jugando al golf y sientes que cometes ciertos errores que no te permiten mejorar tu swing, lo mejor será poder identificarlos rápidamente para mejorar en el menor tiempo posible. Y es que a veces solo se necesita un poquito de tiempo para solucionaar algo que se te puede hacer un mundo visto desde fuera. A fin de cuentas, hay profesionales que incluso llegan a arrastrar este tipo de fallos sin importar el tiempo que lleven jugando.

Cómo mejorar tu swing en el golf

Lo primero que debes tener en cuenta es que no es algo difícil mejorar el swing. Solo se necesita paciencia y mucha práctica. Y, quizás, un buen compañero o profesional que te ayude en el proceso con consejos o indicaciones para no seguir cometiendo los mismos errores que te separan de conseguir un buen lanzamiento.

Para empezar, debemos contar con un buen equipo de palos en nuestro poder. Esto es importante, pues un mal equipo lleva al fracaso en el campo. A la hora de dar un golpe debes colocar el palo en el ángulo perfecto para que, al golpear la bola, esta llegue al hoyo o avance en su dirección tanto como sea posible. Pero si usas un palo que no es lo suficientemente flexible, te arriesgas a que la bola se vaya hacia la derecha o hacia la izquierda sin que puedas controlarlo. Así que invertir en unos buenos palos, incluso si son comprados de segunda mano, pueden ayudarte con el tiempo.

Cuando vayas a realizar un golpeo, es importante que los hombros estén en una postura más relajada y al mismo nivel. De esa manera, cuando des el primer golpe, el hombro derecho se encontrará con la barbilla y la bola avanzará de forma firme. Si los hombros no están alineados, un error que cometen muchos golfistas, junto al hecho de mantener los pies separados, es probable que siempre se falle.

Cuando ya hayas controlado estos ejercicios, es importante que integres el último paso para mejorar tu swing. Las caderas deben girar al mismo tiempo que el palo, y en la misma dirección. ¿Cómo se consigue eso? Al principio, con ayuda de algún compañero o profesional que tengas al lado y pueda indicar cómo debes posicionar tus pies en relación con el hoyo. Uno de los errores más comunes entre principiantes es, precisamente, tener un buen giro de hombros pero no de caderas. Y eso puede conllevar a un golpeo irregular.

Si lo que quieres es mejorar, puedes hacer ejercicios en casa con un palo más pequeño. De esa forma podrá adquirir la costumbre de colocar el cuerpo de forma correcta a la hora de hacer un buen golpe para golpear la bola.