Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Estas cookies no almacenan información personal de los usuarios.

¿Se puede aprender y mejorar en golf de forma online?

Con la revolución 2.0, los cursos online y todo tipo de coaching que podemos encontrar por Internet, muchos golfistas se preguntan si el golf es uno de esos deportes que se puede aprender delante de una pantalla.

Y es que cada día son más los golfistas (principalmente los recién llegados a los campos de golf Mallorca) que se hacen la misma pregunta:

¿Es posible aprender y mejorar en golf de forma online?

La respuesta es simple: aprender de 0 a 100, NO.

Perfeccionar tu técnica, aprender más rápido y mejorar tus habilidades como golfista, SÍ es posible.

Pros y contras de la formación online para jugar al golf:

Pros:

- Aprendes los conceptos básicos: Si acabas de empezar en este deporte que tanto nos apasiona te familiarizarás con los conceptos básicos como: swing, hándicap o Green, entre otros.

- Puedes ver las lecciones las veces que quieras: Imagina que realizas un curso online y en la primera lección te enseñan a colocar el grip (es decir, a poner tus manos sobre la empuñadura del palo correctamente). Si no te queda claro a la primera podrás rebobinar y ver la lección las veces que desees. En una clase presencial necesitarías preguntar al profesor, lo que en ocasiones puede intimidar sobre todo en clases de golf grupales.

- Si combinas la formación online con una clase presencial aprenderás más rápido: Ya que las lecciones del profesor te sonarán de antemano, también te servirá para repasar lo aprendido.

- Suelen tener un precio muy económico: El mundo de las academias online de golf está en auge, encontrarás video-cursos muy buenos a un precio aceptable con el que probar si estas lecciones encajan o no con tu forma de aprender.

Contras:

- En una clase online no experimentamos las sensaciones que se viven en el green: Y aunque no se hable mucho de ello este es un deporte intuitivo, las sensaciones y cada detalle del entorno influyen en el swing perfecto.

- No tienes un profesor delante que corrija tus errores: Si bien algunos cursos online cuentan con clases en vídeo donde el profesor si te puede ver y corregir, no es lo más habitual.

- Por lo general no puedes hacer preguntas de las dudas que te surjan.

- No implica una práctica directa: En una clase presencial el alumno practica cada movimiento que aprende, desde el más simple hasta el swing completo con sus tres fases. En una clase de golf online solo ves los vídeos (normalmente desde tu casa) y después te desplazas al campo, lo que por lo general supone menos práctica y ya sabemos que la practica hace al maestro.

Nuestro consejo, sobre todo si vas en serio, es combinar la formación on-line con clases presenciales. De esa manera disfrutas lo mejor de ambos mundos y ya te aseguramos, que avanzarás más rápido que tus compañeros.