Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Estas cookies no almacenan información personal de los usuarios.

Golf para niños

Existen pocas actividades en la vida que permitan concentrarse, relajarse y energizarse mientras se camina al aire libre y se disfruta de agradables vistas. Por eso, el golf Mallorca es la mejor opción para que la gente de cualquier edad, e independientemente de su condición física, mejore su estado corporal, mental e incluso social.

Uno de los grupos que más se benefician de este deporte es el de los niños, que pueden empezar a jugarlo desde muy pequeños y seguir entreteniéndose con él durante el resto de sus vidas. El ejercicio, el contacto con la naturaleza y una forma sana de competir, combinan elementos importantes en el proceso de avanzar hacia la madurez.

Grandes ventajas para los niños

Aunque muchos padres son conscientes de esta necesidad, optan por prácticas deportivas más dinámicas como el fútbol o el baloncesto, sin reparar en los innumerables beneficios que el golf les proporcionaría a sus hijos, entre los que encontramos:

• Desarrollo físico: se trata de una actividad global que ayudará al fortalecimiento de gran cantidad de músculos. Por ejemplo, el swing implica la acción de piernas y muslos para subir a la espalda y la zona abdominal y terminar, obviamente, con los hombros, brazos y antebrazos. Además, permite realizar inspiraciones profundas, mejorar la coordinación ojo-mano, la postura y el equilibrio espacial.

• Contacto social: al jugar con compañeros de clase, vecinos u otros golfistas desarrollarán amistades auténticas. Algunas de estas relaciones durarán para siempre. Y es que la misma dinámica del juego favorece el planteamiento de estrategias para comunicarse y facilita la camaradería con los participantes, bajo una atmósfera sana.

• Relaciones familiares: a diferencia de otros deportes que exigen una condición similar entre sus jugadores, aquí no. El pequeño de 4 años, sus hermanos, padres e inclusive sus abuelos, podrán disfrutar aquí todos juntos de momentos muy agradables.

• Mínimo riesgo: ¿quién no ha tenido noticia de niños que se han roto una pierna jugando al fútbol o que han sufrido una contusión en una cancha de baloncesto? Con este deporte las probabilidades de sufrir un percance de tal magnitud resultan mínimas, puesto que no existe el roce con otros. Bastará con mantenerse alejado de la trayectoria de la bola.

• Concentración e ideas lógicas: durante el transcurso de la jornada es necesario que el niño establezca una estrategia, defina qué palo le resulta más conveniente, piense las consecuencias de sus decisiones por anticipado y prevea los riesgos de cada táctica. Esto le llevará a incrementar sus procesos cognitivos.

En el golf se debe mantener la calma y estar concentrado. Así, caminar, charlar, reír son facetas que interactuarán para lograr la meta propuesta. Finalmente, los más pequeños aprenderán a respetar a los demás jugadores, a tener buenos modales y a ser honestos en todas sus acciones.